COMO TENER UNA VIDA DE MADRE Y MUJER SIN MORIR EN EL INTENTO

Se han preguntado ¿Qué es lo que hacían antes de ser mamá? ¿En que pasaban su tiempo antes que lleguen los hijos? ¿Qué actividades realizaban cuando no tenían la responsabilidad de los hijos?

Muchas de nosotras, teníamos un empleo, con cargos importantes en una empresa, algunas iban a la universidad, otras estudiaban y trabajaban al mismo tiempo, nos íbamos al cine 3 veces por semana, íbamos al gimnasio, nos comprábamos ropa sin pasar antes por el área de ropa infantil, salíamos de fiesta sin preocuparnos en la desvelada, ahora una resaca te dura una semana o los domingos de marmoteo todo el día en pijama, saltándote las comidas, sin preocuparte por el desayuno de los niños… En fin, cambiamos muchas cosas cuando vamos a  ser mamás.

Ser madre te cambia la vida y le da un giro de 360°, tener a cargo la vida de un hijo llega a  transformar la vida de toda mujer y muchas veces nos enfocamos un 99% en ser mamás que dejamos de cuidarnos y querernos un tantito.

La idea es romper con este estereotipo, dejar de pensar que no podemos hacer las dos cosas, que podemos ser una gran madre sin dejar de ser una gran mujer. Yo sé que esta fórmula es un poco complicada de realizar porque al inicio es difícil combinarlas porque una madre en la preocupación de cumplir bien su función olvida también sus propias necesidades y lo más común es postergarlas hasta cuando se pueda.

Cuando fui mama primeriza, confieso que todo era nuevo para mí y fue lógicamente cada día una prueba y error pero terminaba agotada al final del día porque solo me enfocaba en mi hijo y terminaba sin energía para mí, paso igual cuando nació el segundo, con el tercero ya trataba de manejar mejor algunas cosas y aprendí a organizarme mejor y con el cuarto pues gracias a Dios puedo darme tiempo para todo, no voy a confesar que es cansado pero muchas veces sentir la satisfacción que eres mujer y madre, te hace sentir que todo esfuerzo vale la pena.

Esto no es de todos los días, hay días buenos donde tenemos energía para todo y podemos hacer check en todos nuestros pendientes del día de madre y mujer pero hay días en lo que si nos gustaría estar todo el día en pijama porque criar hijos no es trabajo fácil, pero la idea está en intentarlo, ponerte a prueba y saber hasta dónde eres capaz de llegar siendo madre sin dejar de ser mujer.

Para las madres que están dejando a su mujercita en el olvido y quieren rescatarlas y ponerlas bien pericas para ser unas mamacitas de verdad les dejo estas claves para ser madre y mujer sin morir en el intento.

CLAVES PARA SER MADRE Y MUJER

  • Organízate: la planificación es la clave, establece tus horarios para cada actividad que tengas en el día, no es necesario hacer que el día tenga menos horas sino que las tengas destinadas para cada actividad.
  • Recupera tus pasatiempos: Trata de hacer memoria y recordar que cosas te gustaba hacer antes de ser mamá, si te gustaba leer, salir a correr o irte al salón de belleza, etc., este es el momento que volverlos a hacer y tener tiempo para ti.
  •  Cuida tu físico: Cuidar tu cuerpo te hará sentir más saludable y feliz, ojo que para esto debemos estar libre de presiones y hacerlo por voluntad propia, quizá hasta aprovechar la ocasión de cambiar de hábitos, tanto en alimentos como es actividad física.
  • PONTE PERICA:  Tengamos siempre presente que SOMOS HERMOSAS y una manera de fortalecer nuestra seguridad y confianza es siempre sentirnos bien con una misma, cuidar nuestro rostro para siempre luzca fresco y natural con un ritual de cuidado facial ayudaría sin necesidad de tener una bodega llena de maquillaje. No descartemos darle una gotita de color a nuestro día utilizando un labial, rubor o mascara de pestañas y así reflejar nuestra belleza por dentro y por fuera.
  • Cuida tu relación de pareja: todos los días no se puede salir de casa con el esposo sin conseguir una niñera, pero pongámonos creativas y hagamos actividades lindas en pareja para recuperar un poco el tiempo perdido ocupado en los hijos. Podrías hacer un date night dentro de casa para ver pelis, un picnic romántico en tu terraza, una cena romántica, conseguir una nana con anticipación para cenar fuera de casa, lo que se te ocurra, vale también recuperar cosas que hacían juntos y que dejaron de hacer, todo vale.
  • Pide ayuda: Cuando somos madres nos volvemos súper poderosas y pensamos que podemos hacer todo solas, pero nunca cae mal pedir ayuda, descárgate de obligaciones y delega lo más que puedas, las tareas de la casa, la cocina si no se te da el don, aquí aplica también pedir a un familiar que te eche una mano para cuidar a los nenes un par de horas para, salir con el esposo o salir sola, lejos de niños en busca de relajo.
  • Adiós culpa: no te sientas es ser más egoísta por pensar un poco más en ti, es más, podrías hasta sentirte toda una mala madre por tal, pero en realidad aquí si quieres ser una buena madre tienes primero que cuidar de ti y estar feliz, para eso debes dejar atrás la culpa y dedicarle tiempo a tus necesidades.

Estas reglas son muy importante porque determinara tu tarea de mamá, debemos darle un buen ejemplo de nuestros hijos por eso siempre busca ser una buena madre sin dejar de ser mujer. Si nosotras tanto interior como exterior estamos bien y somos felices, nuestros hijos también lo estarán, hagamos que todo esfuerzo valga la pena que seamos mamá y mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s